Mercados Accionarios Globales cierran noviembre con leves bajas a la espera de indicaciones de los grandes Bancos Centrales

Los mercados accionarios globales, medidos por su principal índice, el MSCI All Country World Index (ACWI) cerraron noviembre con una caída de -0,98%, un movimiento modesto comparado con lo que veníamos experimentando los últimos tres meses. Con este resultado, este indicador acumula un retorno de -2,38% en lo que va del año, o de -0,45% si incluimos los dividendos.

¿Podrá ser el 2015 el cuarto año consecutivo de retornos positivos para las acciones a nivel global?

Al parecer, en ausencia de eventos inesperados, la respuesta a esto recaerá principalmente en Mario Draghi y Janet Yellen, los presidentes del Banco Central Europeo (BCE) y la Reserva Federal (FED) de Estados Unidos respectivamente. Lo sorprendente de esto  es que ambos bancos centrales están apuntando en direcciones diametralmente opuestas. Es casi una certeza que el próximo jueves 3 de diciembre el BCE tomará medidas de estímulo monetario adicionales a las que está implementando en la actualidad. Lo que no se sabe es la composición de las políticas ni su magnitud. Al otro lado del Atlántico el mercado le asigna casi un 75%  de probabilidad a que la FED, en su última reunión del año el 15 y 16 de diciembre, comience finalmente a subir la tasa de interés de ese país.

Como siempre, es difícil predecir qué hará el mercado aún si estos eventos suceden de la forma en que lo estamos anticipando. Si creemos en la eficiencia de ellos, el alza de interés por parte de la FED debería tener un impacto muy limitado debido a que difícilmente puede haber un evento más anticipado que este. Lo que haga el BCE es distinto ya que éste tiene varias opciones de política, (aumentar el tamaño del programa de compra de bonos, extender el período por el cual va a llevar a cabo estas compras, aumentar el costo de los depósitos de los bancos en el BCE, por nombrar algunas) y además cada una de ellas puede ser implementada con mayor o menor fuerza. A esto hay que sumar el hecho que Mario Draghi ha demostrado ser muy hábil en la forma que se comunica con el mercado. Solo vale recordar la famosa frase “haré todo lo que sea necesario…”. Es por ello que de estos dos eventos nos parece más relevante lo que nos diga Draghi este jueves 3 de diciembre.

Una clara consecuencia de esta divergencia de política entre el BCE y la FED ha sido la debilidad que ha mostrado el Euro frente al Dólar, perdiendo casi un 8% de su valor en el último mes y medio. Esta baja lo ha llevado a transar a 1,057 muy cerca del mínimo de 1,0458 que vimos en marzo de este año, momento en el cual se estimaba que caería hasta llegar a la paridad con el dólar.

Más allá de lo que hagan el BCE y la FED, en el frente económico, el mundo ha continuado con la misma trayectoria que veníamos observando en los últimos meses. Estados Unidos afirmando su crecimiento, Europa más débil pero creciendo, Japón, nuevamente en recesión, por lo que también podemos esperar mayores estímulos por parte de su banco central, China desacelerándose, los precios de las materias primas continúan presionados, y los países emergentes en general con procesos de ajuste severos y en algunos casos contrayéndose.

Y si bien, como veíamos anteriormente, a nivel agregado el retorno de mercado presenta una caída marginal en lo que va del año, éste ha discriminado de forma bastante importante dependiendo de cómo estos hechos afectan a uno u otro país. Atrás quedaron las altas correlaciones. Por ejemplo al cierre de noviembre vemos que Japón ha subido +7,25%, y Estados Unidos +1,04%. Por su parte Europa ex UK está casi plana con un retorno de -0,63% en lo que va del año. Los problemas aparecen cuando vemos a los países emergentes. Aquí nos encontramos con China (-8,86%), India (-9,01%), Chile (-18,95%) y Brasil (-38,66%). Hay que reconocer que algunos de estos países también han puesto algo de lo suyo para obtener estos rendimientos. La excepción dentro de los emergentes ha sido Rusia (+ 6,06%). Este dato puede llamar la atención, pero se puede entender como un rebote luego de casi cuatro años de fuerte caídas (entre abril del 2011 y diciembre del 2014 esta bolsa cayó más de 65% en dólares). También han sido duramente afectados aquellos países desarrollados que tienen una importante dependencia de las materias primas, como Australia (-16,43%) y Canadá (-20,01%). En nuestro Brick Wall mensual pueden encontrar las evoluciones de varios de estos indicadores.

Una observación, que en alguna medida nos habla del foco que en estos momentos le está dando el mercado a los próximos movimientos de los bancos centrales y que éste no está mirando mucho más que esto, es que los lamentables atentados terroristas ocurridos en Paris el pasado viernes 13 de noviembre, el derribamiento de un avión ruso por parte de la fuerza aérea turca,  desde una perspectiva mayor el tema de los inmigrantes a Europa, y las consiguientes tensiones geopolíticas que estos eventos generan, no han tenido un impacto relevante en los mercados accionarios. Solo se han sentido en sectores específicos, como las líneas aéreas europeas y algo en el precio del petróleo.

Volviendo a la pregunta del inicio ¿terminaremos el año con retornos positivos?

A nivel agregado pensamos que este jueves va a ser muy importante para tener una luz sobre aquello, y es muy probable que determine la trayectoria del mercado hacia fin de año. Tampoco hay que olvidar que diciembre tiende a ser un buen mes en el cual hay espacio para sorpresas positivas por las ventas de fin de año, es el mes dónde hay mayor concentración de compras de sus propias acciones por parte de las empresas en Estados Unidos, y nos gusté o no siempre hay una cuota de “window dressing”.

Un hecho que no ha tenido por ahora un impacto mayor en el mercado, pero que puede ser muy relevante a futuro, es que el Fondo Monetario Internacional finalmente aceptó al Yuan Chino como moneda de reserva a partir del 30 de septiembre del 2016. Entre otras cosas, esto acerca un paso más el proceso de aprobación de las acciones chinas A (A-Shares) a los índices globales de acciones.

Por lo tanto, confiando en el espíritu navideño, en el Sr. Draghi y en la Sra. Yellen, pensamos que es probable que el ACWI termine el año con retorno positivo. Si ambos actúan acorde a lo que espera el mercado, se despejarán dos incertidumbres que nos vienen acompañando por un buen rato. Y aunque terminar el año con retornos sobre cero siempre es positivo, lo más probable es que sea solo para la estadística histórica, ya que este número superará marginalmente al cero. Pero como hemos dicho muchas veces en los mercados nunca se sabe.

Ahora, si usted está invertido principalmente en mercados emergentes, claramente tendrá que esperar al próximo año para tener una nueva posibilidad de ver números azules.

Tags:
Fernando Gómez
fgomez@dvacapital.com