Synchrony Financial: un banco diferente

Las colocaciones de tarjetas de crédito en EE.UU. actualmente superan los US$850.000 millones y han venido creciendo del orden de 3% al año desde 2011. Una parte de éstas –alrededor de US$110.000 millones– corresponde a colocaciones de tarjetas de crédito de marca privada (prívate label credit card o PLCC), las que han crecido a un ritmo superior al de las tarjetas tradicionales (ej: Visa o Mastercard).

En el segmento de PLCC el líder es Synchrony Financial (SYF), que a diferencia de Visa o Mastercard y similar a American Express, opera la red de pagos y además financia y asume el riesgo de las colocaciones. Para todos los efectos, es un banco, pero que no cuenta con sucursales. A pesar de haberse establecido recién en 2014, SYF tiene una larga historia, al ser resultado del spin-off de las operaciones en EE.UU. y Canadá del brazo financiero de General Electric, GE Capital (fundada en 1932). Actualmente SYF registra ventas por US$10.800 millones, colocaciones por US$68.300 millones, 62 millones de cuentas activas y una capitalización bursátil de US$23.600 millones.

Los años de historia de GE Capital permiten a SYF contar con asociaciones de larga data con 22 grandes empresas, entre las que se encuentran retailers masivos como Lowe’s, Walmart y tiendas por departamento como JCPenney. En promedio, estás relaciones comerciales tienen una antigüedad de 17 años, y la duración de los contratos es de 5-10 años. ¿Cómo logran sostener este vínculo de largo plazo? Los términos de los contratos no son públicos, pero en términos simples SYF cobra una comisión a sus contrapartes por montar su sistema de pago con tarjeta de crédito y acceder a financiamiento sobre su red. Éstos contemplan el cumplimiento de ciertas métricas financieras, y cuando se superan, SYF realiza un pago a sus asociados (“retailer share arrangements”). Es decir, comparte una porción de la utilidad que excede las expectativas de beneficios que conlleva un determinado contrato. Este es un punto que no sólo compromete a las empresas que usan la plataforma de SYF a promover el uso de las tarjetas entre sus clientes, sino que además los incentiva a mantener contratos de largo plazo.

En cuanto a la generación de ingresos, el segmento de PLCC es el más relevante, representando un 69% de las ventas consolidadas de SYF. Los otros segmentos son Soluciones de Pago –que no necesariamente involucra la emisión de tarjetas– y CareCredit, que provee financiamiento para cierto tipo de procedimientos y servicios de salud (médicos, dentales y veterinarios). Sólo como referencia, CareCredit ha sido utilizado por más de 20 millones de cuentas desde su creación, y actualmente trabajan con proveedores ubicados en más de 170 mil puntos de atención en todo EE.UU.

Desglose de ventas por negocio 2015

 

Por la naturaleza del su negocio –principalmente créditos de consumo–, el nivel de provisiones de SYF es bastante elevado en comparación al de un banco tradicional (4,32% del total de préstamos brutos), aunque por el lado de los ingresos, el margen de interés neto se ubica muy cerca del 16%. Otro aspecto relevante ha sido la capacidad de SYF de captar depósitos usando un modelo de banca 100% online, aumentando desde US$19 mil millones en 2012 hasta US$43 mil millones en 2015 (equivalente a un salto desde 36% hasta 64% del total de colocaciones brutas).

Finalmente, en términos de valorización, la acción SYF actualmente muestra un múltiplo P/BV de 1,87 veces, por debajo de su promedio de 2,33 veces desde que se listó en bolsa en agosto de 2014, y ligeramente inferior al promedio de la industria de 1,93 veces.

Tags:
Fernando Gómez
fgomez@dvacapital.com