IPSA: Valuation Calling?

Desde hace algún tiempo se viene haciendo cada vez más difícil configurar una tesis de inversión atractiva para las acciones chilenas. Al leer informes de distintas casas de research (o incluso esta columna), abundarán los “atractivos puntos de entrada”, “castigos excesivos”, “crecimientos de utilidad de dos dígitos”, “retorno esperado de 10% a 20% para el IPSA en 2016”, “valorizaciones por debajo de los promedios históricos”, etc., etc. Todos lugares comunes paridos por modelos de valorización que requieren forzarlos poco y nada para exudar optimismo, ese que parece faltarnos tanto en el Chile real.

En el ámbito bursátil, la debilidad del IPSA en 2015 –que cayó más de un 18% medido en dólares–, se enmarcó en un contexto complejo a nivel global. Si tomamos el rendimiento del MSCI ACWI como aproximación del desempeño del mundo, éste retrocedió un 4,3%, poniendo fin a tres años consecutivos de retornos positivos. Aunque el rezago del IPSA respecto al mundo en lo que va de la década ha sido evidente, no es obvio esperar un catching-up.

El rendimiento de las acciones depende principalmente de las expectativas y no tienen necesariamente que conversar con la situación económica de corto plazo. Sin embargo, a nivel local los datos del IPoM, las encuestas de expectativas económicas, el avance en las reformas del gobierno, un precio del cobre cada vez más cerca de caer de US$2,0/libra, el tipo de cambio CLP/USD en máximos desde 2003 y gobiernos corporativos altamente cuestionados, borran cualquier atisbo de optimismo. Sumemos a lo anterior el alza de tasas en EE.UU., una Zona Euro que aún requiere de estímulos para despegar, menor dinamismo económico en China, Brasil en recesión, tensiones geopolíticas, terrorismo internacional, entre otros. Ante un panorama así, ¿alguien firma que el IPSA renta 10%, 15% o 20% en 2016?

Hay que tener en cuenta que lo que ha caído, puede caer aún más –basta pensar en las acciones de LAN o de CAP, o en el precio del petróleo–, pero la lucecita de las valorizaciones empieza a encenderse. Si bien el “atractivo punto de entrada” puede ser más atractivo mañana, debiéramos olvidarnos del market timing y empezar a pensar en construir una posición o aumentar la exposición en acciones chilenas. En particular si creemos que nos encontramos en la parte baja del ciclo (¡amén!). Somos conscientes de la ausencia de un catalizador que nos lleve a tener un mayor convencimiento sobre el atractivo de las acciones chilenas en el contexto actual. De hecho, no es para nada feliz tener que apelar a argumentos como que existe valor en los activos de CMPC o de Cencosud y que el mercado sobrerreaccionó ante los hechos –confirmados o por confirmar– de colusión.

Este es un simple call apelando al bajo nivel de valorización del IPSA, justificado por una P/U forward (12 meses) de 13,2 veces que muestra un descuento de 19% respecto a su promedio de 5 años. Si este call fuera realmente una llamada, creemos que sería saludable contestar el teléfono.

Tags:
Felipe Mercado
fmercado@dvacapital.com