¿Una recuperación de cara a fin de año?

El IPSA mostró una caída de -3,39% durante octubre, liderada por Salfacorp y CMPC, y donde también destacó el débil desempeño de las acciones de las compañías del sector eléctrico (exceptuando a Enel Américas). Así, al cierre de dicho mes, el índice acumulaba un retroceso de -8,27% en el año. Este desempeño coincidió con una depreciación del CLP/USD de Ch$38 y una baja de -5,20% del precio del cobre (en dólares).

¿Una recuperación de cara a fin de año? Durante la primera quincena de noviembre el mercado accionario local se ha recuperado un +1,69%, destacando la apreciación en los papeles de Entel (+10,4%), ECL (+9,0%) y Colbún (+6,5%). En términos de valorización, la bolsa chilena se ve atractiva tanto en término absolutos como relativo. La P/U forward (12 meses) del IPSA actualmente se ubica en 15,3 veces, lo que se compara con su promedio de 10 años de 16,2 veces (descuento de -5,9%). En tanto, comparación a Latinoamérica y el mundo, el mercado chileno estaría mostrando descuentos de -2,0% y -7,8%, respectivamente (utilizando la P/U forward de los índices MSCI Latam y MSCI ACWI, para efectos de la comparación).

Estos niveles de valorización están teniendo lugar en medio de la temporada de reporte de resultados del 3T18, los que hasta el momento creemos que han contribuido a sostener los precios de los activos. En este sentido, destacamos los resultados de CMPC, que evidenciaron crecimientos de EBITDA y utilidad neta de +57% a/a y +70% a/a, respectivamente, por sobre el consenso del mercado. Este sólido desempeño se explicó principalmente por el negocio de celulosa, donde tanto los precios realizados como el volumen despachado crecieron en torno a +25% a/a.

Por otra parte, los montos negociados en acciones registraron una recuperación durante octubre (+30% m/m), beneficiándose del aumento de capital de Falabella, que en su primera etapa recaudó cerca de US$500 millones. Si observamos los flujos monitoreados por EPFR, vemos que los inversionistas extranjeros han vuelto al equity emergente estas últimas dos semanas, lo que sin duda es positivo para nuestro mercado. Particularmente Latinoamérica, estas últimas tres semanas acumula inflows por US$630 millones, con Chile volviendo a registrar inversiones netas positivas (US$23 millones) después del negativo mes de octubre (-US$74 millones). ¿Se mantendrá esta tendencia? Creemos que para que se consolide un escenario positivo de flujos será clave la reunión que se espera sostengan Donald Trump y Xi Jinping en el marco del G-20 en Argentina (30 noviembre – 1 diciembre). Sin embargo, al revisar la prensa y a distintos analistas, el optimismo es escaso, sobre todo si consideramos que no hubo novedades entre EE.UU. y China en el foro de la APEC realizado hace algunos días.

En el ámbito económico local, las estadísticas del mercado laboral se han tomado la agenda, no sólo por la tasa de desempleo propiamente tal (7,1% en el 3T18), sino por las noticias que se han ido acumulando durante este año y que en nada aportan a revertir esta situación: cierres de operaciones en Iansa, los containers de Maersk, Pastas Suazo, Constructora Cial, despidos en canales de televisión (Canal 13, TVN y Mega) o en los bancos. A lo anterior, ahora se suma el cierre de 50 locales de Farmacias Ahumada, y el efecto de la granizada de noviembre en la industria agrícola de la Región de O’Higgins. Esta presión desde el mercado laboral es nuestra mayor preocupación cuando hacemos la bajada a las acciones del sector consumo, que en el año acumulan retornos por debajo del IPSA. En efecto, las acciones de Cencosud, Falabella y Ripley han retrocedido -22,8%, -13,5% y -8,6%, respectivamente, versus la caída del IPSA de -6,7% al cierre del 16 de noviembre.

En el lado positivo, creemos que la inversión puede seguir dando algunas sorpresas. En una perspectiva de mediano plazo, la decisión del directorio de Antofagasta Minerals de aprobar la ampliación de Minera Los Pelambres (inversión de US$1.300 millones), ayuda a descomprimir el tema del desempleo. En su peak, se espera que este proyecto genere 3.000 puestos de trabajo. Probablemente, lo anterior también abrirá la oportunidad a constructoras como Besalco, SK o Salfacorp de adjudicarse algún contrato. Similar a lo que ocurrió con el proyecto MAPA de Arauco (Copec) hace algunos meses.

Felipe Mercado
fmercado@dvacapital.com