Después de la tormenta…

El desempeño bursátil en diciembre estuvo afectado por el débil desempeño de las acciones del sector materias primas, con SQM-B, COPEC y CMPC retrocediendo -7,65%, -7,15% y -5,02%, respectivamente. Considerando que en conjunto estas tres acciones representaban más de un 20% del índice, los avances en ANDINA-B (+9,34%), SONDA (+8,28%) o AESGENER (+5,55%) no fueron suficientes para que el IPSA terminara en terreno positivo el último mes del año (caída de -0,13% en diciembre). Con todo, 2018 fue un año difícil para el mercado accionario, el IPSA terminó anotando una baja de -8,25% en el año, marcando la cuarta caída interanual desde la corrección de -22,13% experimentada el año 2008.

A pesar de lo anterior, 2018 fue un buen año en términos de montos transados, sin desconocer que hubo transacciones extraordinarias que ayudaron a dar mayor profundidad a nuestro mercado. El año comenzó con la apertura a bolsa de Salmones Camanchaca (que levantó más de US$100 millones) y con el remate del 4,3% de la propiedad de Embotelladora Andina. A estos se sumaron remates de acciones de Falabella, además de aumentos de capital en esta misma compañía (US$581 millones) y en BCI (cerca de US$400 millones). También tuvimos la apertura a bolsa del 12% de la propiedad de Mall Plaza (US$530 millones) a fines de julio, y el remate de las SQM-A que pertenecían a Nutrien y que finalmente fueron adquiridas por Tianqi (transacción que se empinó sobre los US$4.000 millones). Así, los montos transados en acciones mostraron un crecimiento de 39% a/a en términos reales.

¿Y cómo empezó 2019? Hemos visto como los flujos hacia el equity latinoamericano –de acuerdo a los datos de EPFR/Citi– siguen con momentum positivo, acumulando siete semanas consecutivas de compras netas (al cierre del 9 de enero). Las expectativas sobre lo que puede provocar Bolsonaro en Brasil han sido la principal razón por el mayor apetito por riesgo latinoamericano. Nuestro mercado se ha beneficiado de esta situación, y acciones como ENELAM, LTM y CENCOSUD –con importante exposición a Brasil– lo han reflejado de modo más notorio. En este contexto, el IPSA mostraba un avance de +4,93% al cierre del lunes 14.

Asimismo, el nivel de valorización del mercado sigue siendo atractivo. La P/U forward 12 meses del IPSA actualmente se ubica en 15,54 veces, lo que representa un descuento de -5% respecto a su promedio de 10 años. El atractivo es ligeramente mayor al hacer el análisis con el earnings yield gap (diferencia entre la inversa de la P/U y el BCP-10).

Por otra parte, no deja de ser interesante lo que hemos visto estas últimas semanas. Hay bastante movimiento a nivel corporativo: Falabella actualizando al alza su plan de inversión (cerca de US$100 millones adicionales). Parque Arauco haciendo caja (¿desapalancamiento o nuevas inversiones?). CMPC unificando marca en el segmento tissue y reorganizando la administración de esta unidad de negocio. SQM recibiendo buenas noticias por parte de la SMA en su operación en el Salar de Atacama. Cencosud reiterando su compromiso respecto a la apertura a bolsa de su negocio inmobiliario. Sonda realizando lanzamiento de nuevo plan estratégico. Noticias en torno a los costos que conllevaría la descarbonización de la matriz de generación eléctrica en Chile, lo que podría traducirse en una fuerte ola de inversiones en energías renovables no convencionales.

Finalmente, los riesgos persisten. La guerra comercial, debilidad de datos económicos en Europa y en China, o el Brexit en Reino Unido. Sin embargo, existen razones para pensar que la tensión comercial entre EE.UU. y China podría moderarse, mientras que la curva de tasas en EE.UU. sugiere que la FED no realizaría movimientos este año (ver columna). Además, a la luz de los débiles datos macroeconómicos que se han reportado en China, el mercado está anticipando la posibilidad de implementación de medidas de estímulo en dicha economía, lo que sería positivo para el mundo emergente. A nivel latinoamericano, el desarrollo del programa económico de Bolsonaro en Brasil y las elecciones presidenciales en Argentina en octubre, serán los factores de riesgo a monitorear. En el plano local, lo será la discusión de las reformas tributaria y laboral.

La volatilidad seguirá estando presente, pero por ahora el IPSA –pasada la tormenta de 2018–, parece estar disfrutando la temporada de verano.

Felipe Mercado
fmercado@dvacapital.com